jueves, 20 de mayo de 2010

La Culpa

De los sentimientos que nos separan de los animales, la culpa es sin duda uno de los mas importantes. Marca a fuego nuestra existencia racional.
Uno no ve a un Leon con culpa por embarazar sin piedad a la Leona de la manada cuantas veces pueda sin importarle su estado de salud y mucho menos su animo. Tampoco lo tiene la madre que se come la cría del cachorro que se murió, y mucho menos los pequeños pichones de cuco que recién salidos del huevo tiran los otros huevos del nido para ser únicos. Muchos lo llamamos instinto de supervivencia y esta bien, pero lo que también esta bien es acotar que este instinto sólo es posible porque en los animales no existe la culpa.
Estas actitudes en la raza humana serían intolerables y si alguien las cometiera sin culpa, la sociedad no le perdonaría tamaño acto. Acá es donde empieza mi reflexión. Acaso la culpa cura algo? Porque debo sentirme culpable si rompí un jarrón antiguo. En todo caso debiera sentirme afligido pero nunca culpable. No es lo mismo, afligido es triste, culpable no existe. Si lo rompí intencionalmente no tengo culpa sino responsabilidad y si fue sin intención tampoco debería sentir culpa. Pero si rompo un jarrón antiguo que mi abuela quiere mucho y no me muestro compungido o afligido como reconociendo alguna culpa seguramente se me reprenderá.
La culpa es entonces un sentimiento totalmente innecesario que sólo sirve para justificarnos o complacernos a nosotros mismos o a otros, el no ser o haber hecho lo que uno u otros esperaban.
Yo practico la no culpa, pero está tan arraigado en nuestra sociedad que la mirada suele ser “a este todo le chupa un huevo”.
Todo el tiempo se nos quiere decir que de una u otra cosa debemos sentir culpa. “Se rompió por tu culpa, nunca miras por donde caminás”. Se rompió porque no lo vi y lo llevé por delante, entonces cual es mi culpa?. Ser ciego o ser torpe? No hay culpa. La culpa no existe.
Pareciera que se pone peor aún si el hecho del que uno debiera sentir culpa es de consecuencias graves. Por ejemplo. Salgo con mi auto raudamente de la cochera sin mirar hacia ningún lado y atropello y mato a un niño. Debo sentir culpa? No. En todo caso puedo sentir arrepentimiento. Si hubiera salido despacio y mirando hacia los costados no lo habría atropellado. Seguramente soy responsable de lo que paso y deberé asumir las consecuencias pero no hay culpa. No lo quise atropellar, no puedo sentir culpa. Si la sintiera de que me sirve?, cambia algo?. Sería justo sentir culpa? Repito, en tanto y en cuanto el hecho no haya sido intencional, no hay culpa y si fue intencional tampoco, pues así quise yo que pasara.
Lamentablemente vivimos repartiendo y aceptando culpas en casi todo lo que hacemos.
“La culpa fue del arquero, como no va a saltar en el centro”. Si no saltó es porque no pudo o no supo, no creo que quisiera que le hagan el gol. Pero si quisiera que le hagan el gol tampoco tiene culpa porque eso es lo que quiso.
Hasta acá la discusión es filosófica, a algunos puede gustarnos y a otros no. El verdadero problema y mi indignación aparecen cuando una posible culpa nos paraliza o nos hace cometer errores.
Imaginemos una tragedia como la de las torres gemelas, he escuchado a mucha gente contar que veía como otros entraban y salían del edificio a salvar gente hasta que una de las veces el salvador ya no pudo salir. Por otro lado, he escuchado a mucha gente que salió sin salvar a nadie y que ahora no puede vivir con la culpa de no haber ayudado, algunos hasta se suicidaron. Quien entró a salvar gente hasta que no salió, pudo haberlo hecho por notar que de no hacerlo el peso de la culpa sería enorme o por creer que podría entrar y salir cuantas veces quisiera, lo que no creo, es que lo haya hecho para ser un héroe y dejar su vida de lado ante la de los demás, sólo lo vería posible si estuviera salvando a sus hijos. Pero la peor parte la lleva el que no volvió a salvar a nadie y siente culpa. Que podía hacer? Que garantía tenía de salvar a alguien? Además podía llegar a sacar a alguien de ahí que luego muriera en el hospital. Cual es la culpa que siente? Fue su culpa el atentado?
La administración de justicia hace mucho para que la culpa ocupe en la sociedad el lugar que hoy tiene. En muchos países durante el robo a una vivienda, si el dueño suspende infraganti al ladrón sabe que debe matarlo dentro de su casa, dado que si lo hace fuera será culpable. Finalmente el robado, además de invadido y ultrajado sería quien termine preso.
En la medicina se dan los casos mas extremos. Hay un paciente muy grave en un shook room y necesita una dosis de adrenalina urgente o morirá. El problema es que si tiene alguna deficiencia cardíaca que por la urgencia del caso no puede estudiarse antes de aplicar la adrenalina seguramente la dosis de adrenalina lo matará. Que debe hacer el médico? Esperar y realizar el estudio aún sabiendo que la espera puede matar al paciente o aplicar la dosis sin hacer el estudio y arriesgarse a que no tenga problemas cardíacos? Si toma la opción equivocada y el paciente muere, tiene la culpa?
Si tu hijo rompió un jarrón
Si tu señora chocó el auto
Si el quiosquero te vendió laxantes y no pastillas de menta
Si el arquero se comió un gol
Si el referí no vio la mano del delantero
Perdonalo, el no tiene la culpa

martes, 18 de mayo de 2010

NEGRO QUERIDO

Largo ha sido este primer año de tu ausencia. Mi homenaje en este primer aniversario a tu noble amistad

viernes, 7 de mayo de 2010

Tu Reino

Estoy en mi cueva, es oscura y humeda pero me mantiene a salvo y alejado de tu reino. Reino que desde acá puedo ver y apreciar como una de las cosas mas patéticas que me ha tocado conocer. La injusticia, desigualdad y opresión son moneda corriente entre tus inútiles cortesanos. El favoritismo es política de estado y no podes distinguir entre un mono y un hombre. Como se puede ser rey de esa manera?. Te veo mover las piezas de tu ajedrez pero no sabes jugar, el peón no es alfil y mucho menos torre. Mas tarde o mas temprano el pueblo reclamará su lugar y tu reinado tendrá el mismo fin que tantos otros. Estoy acurrucado y temblando, tengo frío pero no quiero tu calor. Esperaré que salga el sol y mi cuerpo se caliente por naturaleza y no por falsa bendición. El pueblo depositó su confianza en tu reinado y no les podés fallar. Mas que nadie sabés que hacer y es hora de actuar. Deberías ponerte tu armadura, montar tu corcel, empuñar tu espada y salir a pelear. Esta es una lucha que no podés delegar, tu pueblo te mira y te quiere ver actuar. Tu luz y tu grandeza nunca serán tal sino conseguís no defraudar.
La historia te puede explicar que reinar no es igual a eternidad, te seduce la gloria y la perpetuidad pero debes saber que solo son posibles con valores e integridad.