lunes, 30 de agosto de 2010

La moneda de Muqattam Parte I

No lo puedo creer, ya tengo el pasaje. Después de tantos años soñando con conocer Egipto, al fin viajaré.
Desde ese momento la ansiedad empezó a consumirme. Por cábala no había planificado el viaje hasta no tenerlo confirmado. Ahora, pasaje en mano, era el momento indicado para hacerlo sin dejar grano de arena por recorrer.
Al igual que en mis otros viajes, tenía pensado meterme en la historia del lugar y de su gente y no quedarme sólo con los lugares más tipicos. Obviamente, la visita a la esfinge de Kefrén y a las pirámides de Giza eran prioridad, aunque no absoluta. Empecé a investigar y buscar lugares no tan populares con alguna historia especial, y así fue que llegué a la iglesia de San Simeón “El Zapatero”.
Si bien el templo fue construido en 1974, hay una leyenda alrededor del lugar donde está construido. Se dice que entre los años 975 y 979 un sacerdote pidió a una multitud de fieles que repitan 400 veces sus palabras, y al hacerlo, la fuerza de sus plegarias hizo que la montaña de Muqattam se abriera y diera paso al lugar donde hoy está enclavada la iglesia. Esta historia me generó la necesidad de contratar un guía, para que mi paso por la iglesia fuera lo más provechoso posible. Gracias a ello, me enteré de algo que la leyenda no cuenta: La historia de como se pagó la obra.
Mi guía, un lugareño de baja estatura y ojos pardos, fue quien me la contó. Su relato se centraba en una nueva y atrapante leyenda, que no muchos conocen: “La leyenda de la Moneda de Muqattam”.
Al parecer, esta es una moneda mágica y fue con ella que se pagó la construcción del templo.
Si bien el lugareño no pudo precisar la fecha, me confesó que no hace mucho tiempo fue hallada en la iglesia, detrás de un altar, una caja con un pergamino y la mágica moneda. Según él, el pergamino explicaba como funciona la moneda.
“Esta moneda tiene el hechizo de otorgar, solo a quien la posee, el poder de ver el futuro de los últimos dos dueños que tuvo. Cada una de las caras de la moneda refleja el futuro de uno de los 2 anteriores dueños. Según el relato de mi guía, dicho poder sólo se manifiesta si el traspaso de la moneda de un dueño a otro, es fruto de la paga de un trabajo digno y honesto. La dádiva no encaja en ninguna de estas condiciones, por lo tanto, si es regalada sin representar la dignidad por el trabajo, el hechizo no funciona. Y si es utilizada para pagar una transacción deshonesta o utilizada con avaricia, el hechizo, además de no funcionar, descarga una maldición sobe quien la posea.
Dicha persona no sólo no podrá ver el futuro de los dueños anteriores, sino que la moneda le mostrará dos visiones de su propio destino, sin saber cual es la real. Así, una de las variables lo mostrará como una persona consagrada y feliz. La otra, en cambio, mostrará un final trágico y una muerte segura.
El poder de la moneda no puede ser confesado a nadie. Cuando alguien intenta hablar de ella, sus palabras pierden el sonido y nadie las escucha. El único que sabe del poder es quien la posee, ya que quien la tuvo, olvida todo al momento de entregarla, esbozó el guía ante mi atenta mirada.”

Continuará...

viernes, 13 de agosto de 2010

Delirio

Prendo el plasma y veo que desde las constelaciones mas lejanas es casi por obligación que los grillos hagan ruido y los jubilados colas en los bancos. No creo que la gente sepa si es posible atender la hipotenusa pero no los catetos justo cuando termina el estado de putrefacción del pomelo rosado. Soplo una vela para apagarla justo al esperar una respuesta del ciego que no mira pero ve. Las melodías plásticas de los tiempos se viven de pie como si los trenes no supieran que el agua de mar es salada y en invierno vuelve a faltar el gas para alentar a Boca en la Bombonera. La vieja barre la vereda en vez de hacer ensayos nucleares con papel glacé y harina cuatro ceros. Cuando crees estar durmiendo podes pensar en las hojas Rivadavia o en las Islas Malvinas. Que sería de los pescadores si los jeans no fueran Levis y las hormigas no tendrían fuerza para llevar su comida. Anteojito y Antifaz creen que Borges y Codama no deberían haberse casado. Te regalaría un canario pero el auto si no le pongo el cebador no arranca, como si la escuela enseñara sexo mientras busco mis zapatillas de cuero. No te creas infiel por no pensar en las tostadas con manteca. Si ves la puerta abierta no creas que Charly canta “Quizás porque” sino que estamos despidiendo al gran Zeus que se fue hace poco o mucho, no se. Basta con pensar en la ecología para darse cuenta que el teléfono sigue sonando. Peinate de costado para ver si la helada quemó las plantas. No es posible atarse los cordones si la lluvia moja el techo. Me encantaría irme lejos de los deseos pero si la política del gobierno no cambia voy a tener que dejar de usar mis calzoncillos rojos. La astucia es parte del sol que quema siempre que las ardillas americanas comen el queso que le tiran los turistas para ver si cuando vuelvo del trabajo recibo un mail. El reloj hace Tic-tac porque nadie puede levantar 500 kilos con una sola mano. Cuidado con el solario de la esquina que se pone de lo peor con los que van a Filo o al Bar sin tiempo y ni hablar del Crónico, pero de María Soledad nadie se acuerda. No pienso en otra cosa que en el tiempo y se que la computadora calcula mucho mas rápido que la mente humana.

Que nadie te quite la libertad de pensar lo que quieras...